Mártires de España
Versión para impresión

Veintisiete Hijas de la Caridad y una Hija de María dieron testimonio de fidelidad heroica hasta el martirio. Al contemplar sus vidas sencillas, de entrega humilde y fiel, admiramos las maravillas que El Señor hizo en cada una. Ellas permanecieron ancladas en una fe sólida, en una vida de oración intensa, alimentada en la eucaristía, un gran amor a la Virgen María y un profundo sentido eclesial. Apoyadas en una vida fraterna que las sostenía y alentaba, amaron con ternura a los pobres, los sirvieron con entusiasmo y alegría, sufrieron y gozaron, dando lo mejor de sí mismas.

Las veintisiete Hijas de la Caridad mártires y la joven Hija de María que las acompañó al martirio irradia la fortaleza del Espíritu Santo en medio de la persecución.

Cinco Hermanas de Leganés, Madrid
Sor Melchora Adoración Cortés Bueno, Sor María Severina Díaz-Prado Gauna, Sor María Dolores Barroso Villaseñor, Sor Estefanía Saldaña Mayoral, Sor María Asunción Mayoral Peña
Servían a los necesitados en el Hospital psiquiátrico Santa Isabel y el Colegio La Inmaculada. Fueron fusiladas la noche del 12 de agosto de 1936 junto a la puerta de Hierro de Madrid.

Dos Hermanas de Jaén
Sor Ramona Cao Fernández, Sor Juana Pérez Abascal
Prestaban sus servicios en el Hospital antituberculoso llamado “El Neveral”. Se vieron obligadas a trasladarse a Madrid en tren. Al bajar del tren las arrastraron y fusilaron en el Pozo del Tío Raimundo, el 12 de agosto de 1936, junto a la vía del tren.

Tres Hermanas de Albacete
Sor Dolores Úrsula Caro Martín, Sor Concepción Pérez Giral, Sor Andrea Calle González
Ofrecían sus servicios de acogida, educación y promoción a los internos en la casa de Misericordia de Albacete. Obligadas a dejar el establecimiento se dirigieron a Madrid. Al descender de un tranvía fueron identificadas y llevadas al tribunal popular de Vallecas. Fueron violadas, “toreadas” y apedreadas y por último fusiladas posiblemente en septiembre de 1936.

Dos Hermanas del Hospital Santa Cristina de Madrid
Sor Modesta Moro Breiz, Sor Pilar Isabel Sánchez Suárez
La comunidad del Hospital Santa Cristiana realizaba un triple servicio: atención a las madres que daban a luz, cuidado de los niños recién nacidos y organización de las escuelas de parteras. En la calle fueron identificadas como Hijas de la Caridad, fueron fusiladas en el Km. 6 de la carretera a Toledo el 31 de octubre de 1936.

Dos Hermanas de hospitales de Madrid
Sor Josefa Gironés Arteta, Sor Lorenza Díaz Bolaños
Estas Hermanas prestaban sus servicios en el Hospital de San Carlos y el Hospital de Inválidos del trabajo de Madrid. Fueron fusiladas el 22 de noviembre de 1936 en el parque de los Vistillos de Madrid frente a la catedral de Nuestra Señora de la Almudena todavía en construcción.

Una Hermana del Asilo Colegio Alburquerque de Madrid
Sor Gaudencia Benavides Herrero
Llegó a España tras 23 años de misionera en Puerto Rico. Estaba enferma y se encargaba de servir la comida a un centenar de personas en situación de calle. Fue apresada junto con sus compañeras por su condición religiosa. Durante los meses de prisión sufrió un trato inhumano sin compasión alguna. Unas buenas personas la sacaron a morir en el Hospital San Luis de los franceses.

Tres Hermanas del Asilo de San Eugenio de Valencia
Sor Rosario Ciércoles Gascón, Sor María Luisa Bermúdez Ruiz, Sor Micaela Hernán Martínez
Esta comunidad tenía la misión de acoger y educar a niños sin hogar En agosto de 1936 fueron apresadas. Al terminar la guerra se supo que fueron fusiladas en un huerto de naranjos en Benavites.

Una Hermana del Hospital y Escuela de Segobre
Sor Martina Vázquez Gordo
La comunidad había realizado en Segobre una amplia obra social. El 26 de julio de 1936 las Hermanas recibieron la orden de dejar la institución y las encerraron en una casa en ruinas. El 4 de octubre de 1936 Sor Martina fue levada en un camión, la bajaron del vehículo y la mataron con varios disparos.

Una Hermana del Hospital General de Valencia
Sor Josefa Martínez Pérez
El Hospital general de Valencia, en 1936, era uno de los mejores organizados de España. Las 100 Hermanas de la Comunidad fueron expulsadas entre el 24 de julio y el 3 de agosto. El 14 de octubre Sor Josefa y una Hermana suya fueron detenidas. El día siguiente Sor Josefa fue fusilada. Su Hermana salvó la vida.

Dos Hermanas de la Casa de Beneficencia de Valencia
Sor Victoria Arregui Guinea, Sor Joaquina Rey Aguirre
Las 46 Hermanas que formaban la comunidad estaban entregadas a la educación, promoción cultural, orientación profesional y evangelización. Fueron expulsadas del establecimiento el 26 de julio de 1936. Sor Victoria y Sor Joaquina fueron sacadas de su refugio, apresadas y condenadas a muerte. Las llevaron a Gilet (Valencia) y allí fueron fusiladas junto a los muros del cementerio. Era el anochece del 29 de octubre de 1936.

Cinco Hermanas del Colegio del Carmen de Bétera y una joven Hija de María
Sor Josefa Laborra Goyeneche, Sor Carmen Rodríguez Banazal, Sor Estefanía Irisarri Irigaray, Sor Ma. Del Pilar Nalda Franco, Sor Isidora Izquierdo García y Dolores Broseta Bonet
Su misión educativa la desarrollaban en el Asilo de párvulos bajo el patrocinio de la Virgen del Carmen. El 21 de julio de 1936 fueron expulsadas de la Institución y apresadas en los primeros días de diciembre. Toda la comunidad fue fusilada en el Picadero de Paterna (Valencia).
Con ellas sufrió el martirio Dolores Broseta, Hija de María que las ayudó a buscar alojamiento y cada día les llevaba la comida ofrecida por antiguas alumnas de Bétera.

Los mártires de todos los tiempos han recibido el don del martirio como sello de su caridad: “Han vencido en virtud de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio que dieron, y no amaron tanto su vida que temieran la muerte” (Ap 12,11)

Junto con un grupo de más de 500 mártires, testigos de Jesucristo, las veintisiete Hijas de la Caridad y Dolores, Hija de María, fueron beatificadas en Tarragona, España el 13 de octubre de 2013, año de la Fe.

f
f

Quiénes Somos

La Compañía de las Hijas de la Caridad fue fundada en Francia por San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac.
San Vicente de Paúl (1581-1660) descubre la miseria material y espiritual de su tiempo y consagra su vida al servicio y a la evangelización de los pobres fundando, para este fin, las Cofradías de la Caridad (1617) y la Congregación de la Misión (1625).

Galería

La capilla en la Solemnidad de Pentecostés
Dibujos de Sor Lidia Medellín 2
Dibujos de Sor Lidia Medellín

Contacto